Primera Misa de Sergio Boudou

02 de octubre

Primera Misa

Éste sábado luego de la Ordenación, a las 19 hs, Sergio celebró en nuestra parroquia, su comunidad, la primera misa. 

Compartimos las palabras de agradecimiento: 

Verdaderamente hoy es un día de fiesta y estoy muy agradecido, porque si hay alguien a quién tenemos que darle gracias en este día es a Dios, que es el que nos regala ser Iglesia y el compartir esto y cada momento de la vida. Es hermoso descubrir como la comunión que compartimos nos convierte en cuerpo de Cristo, que nos acompañamos en las buenas y en las malas.

Hoy es un día de fiesta, y esta fiesta no estaría completa si no fuera con ustedes, con esta comunidad, que me vio nacer, que me vio crecer, en la que nos acompañamos y le hemos dado la bienvenida a tantos hermanos que han llegado, y en la que tenemos que seguir con el corazón abierto para los que van a venir.

Que hermoso poder compartir con la comunidad,

1/34

con toda esta familia grande que Dios nos da, y en este lugar –el Templo Parroquial– que es tan significativo, en esta, que es la casa de todos, en esta casa que significa tanto para mí, porque en esa pila bautismal yo fui bautizado, acá tomé mi primera comunión, y en uno de los bancos del fondo hace doce años experimenté fuertemente el llamado de Dios para entregarle la vida entera. Frente al sagrario –de nuestra parroquia– arrodillado en los primeros bancos traté de pulsearle a Dios la vocación todo lo que pude, y a Dios gracias salí perdiendo, y hoy soy inmensamente feliz.

Les quiero agradecer a todos ustedes, a toda la comunidad, por tanta vida compartida, por sus oraciones, sus palabras de aliento; y les pido que nos comprometamos todos, por los que vendrán después, por los que estamos ahora, por todos los sacerdotes, religiosos y matrimonios que necesitan tanto de nuestro acompañamiento y oración, y por todos los que están ahora preguntándose o por preguntarse si la felicidad de su vida no es amar en este camino, si Dios nos sueña tal vez para entregar la vida entera configurándonos con Cristo en el sacerdocio, pidamos por ellos, pidámosle al Señor por las vocaciones, por los futuros pastores de la Iglesia. Muchas gracias, y recen por mí.